The Vast of Night

Título: The vast of night
Formato: Largometraje 
Director: Andrew Patterson
Año: 2019
Duración: 89'
Puntuación:
Subgénero: 
Distribución: Amazon Prime

El intrigante y recursivo debut de Andrew Patterson posiblemente se convierta en una de tus películas de scifi favoritas de los últimos años; como si se tratara de una cápsula del tiempo

en la que nos embebemos en el pasado para ver con sorpresa un futuro que curiosamente

es nuestro presente; el director americano, nos recuerda porque desde su invención, el cine nunca ha dejado de ser el “tren eléctrico más grande y lujoso que cualquier niño pueda tener”,

así como una bolsa de trucos con muchas posibilidades que cuando se sabe usar, se puede explotar al máximo.

 

En The vast of night cada escena ha sido rodada y montada con inteligencia e inventiva, mientras que cada sonido y plano se abre a todas las opciones disponibles del grandioso medio tecnológico y forma artística.

 

La película ambientada en un glorioso 1957 - momento en el que la sociedad americana, empezaba a vacilar con los avances de las telecomunicaciones y recién disfrutaba del bienestar que trajo la superación de la gran depresión y de dos guerras mundiales - nos muestra en sus primeros minutos a un DJ radiofónico (Jake Horowitz) y a una operadora telefónica (Sierra Mc Cormick), portando sus obligados outfits y lentes a la buddy holly, tratando de encontrar material interesante para un ambicioso proyecto de #podcasting. Pronto se topan por accidente con algo que desborda todas sus expectativas y que nos pone también como espectadores a experimentar con la misma intensidad las situaciones que se van descubriendo, y la información que se va suministrando; tal cual como si fueramos unos habitantes mas del pequeño pueblo de Nuevo México.

 

“TVON” es un original y recomendable homenaje a la estética cinematográfica en la cual se recrea, aunque no es precisamente un pastiche, ya que consigue con el ingenio acumulado en años de evolución del séptimo vicio y sin perder un ápice de realismo, absorbernos en su "gran noche" y llevarnos a un tiempo inocente donde el futuro era infinito, los cielos apenas conocidos y la televisión una válvula de escape a otra dimensión.

Con esta efectiva mezcla entre ciencia y superstición, Patterson, nos tiene pegados de la silla y

por fortuna, nos demuestra que se pueden seguir haciendo buenos filmes genéricos con pocas explosiones y pantallas azules, que resulten entretenidos y novedosos, incluso en pleno siglo XXI.

 

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco