Carlos Olivera

Llegar a Cusco y que luego- luego saliendo del avión te encuentres de lleno con una bandeja de hoja de coca para masticar, es toda una experiencia. La altura es tremenda, pero en esa altura solo puede crear un tipo como Olivera, que tiene una energía tenaz, una fuerza que viene desde por allá, …los incas. Todo un personaje, Olivera es uno de los artistas peruanos que más me impresionó por su capacidad de transformar el acero. Gran modelador y gran conversador Carlos. Nos encontramos en su taller a 45 minutos de Cusco, después de ir a visitar ‘‘La puerta del Viento.’’ Quiso que pasáramos antes por ella. Fue una experiencia maravillosa, como la de conocerlo a él. Olivera es un guerrero. Estoy seguro que vencerá en todas las batallas.

 

Carlos, a ver. ¿Cuéntame de dónde viene todo tu arte?

 

En general creo que el buen arte, está en movimiento todo el tiempo en una transmutación permanente.El arte no es ajeno a la naturaleza y al movimiento. El humano también trasmuta y cambia, ¿no?.

 

De acuerdo. Y entonces, ¿vamos al referente primigenio de cuándo eras niño, ¿qué veías?¿A quién veías?

 

Veía todo en guerra permanente, mis propios juguetes estaban en guerra permanente, todo se destruía y se construía al mismo tiempo y ahora es lo mismo, solo que mis juguetes han pasado a ser la propia consciencia del mundo y están también en destrucción y construcción aunque prefiero - ahora confieso-, ser más constructivo que destructivo.

 

Y aquella cruz que tienes allá colgada en la pared con frutas ¿qué es?

 

Bueno eso es un espíritu protector del lugar, del taller.Yo vivo en los Andes, propiamente en el Cusco, y siento de que el mundo, las materias, las maderas, los metales, las personas, la vida , la cosa más mínima del planeta contiene un espíritu y una fuerza. Para mí es muy importante estar protegido con ellos y también dialogando.

 

Excelente. Dime,¿tu formación fue académica o empírica? ¿cómo se canalizo esas ganas de construir y destruir?

 

Ha habido como un empeño del destino de hacerme escultor , yo no he escogido el arte, el arte me ha agarrado del cogote, me ha puesto, desde chiquito, a hacer voluntad, entonces, yo me siento un canal de las fuerzas orgánicas terrenal , de Dios. Entonces mi autoría es una cuestión tan efímera como propia vida, sin embargo, no dejo de ser Olivera.

 

En mi pueblo dirían: ‘‘Faaaa…loco!’’ (Risas) ¿Cuál es tu herramienta preferida?

 

Mis manos, mis manos son mi herramienta favorita.

 

Tienes el oficio, mis respetos. Ahora dime , ¿qué te parece esta historia en la cual se ha involucrado en estas dos exposiciones, la de ALACERO y la del MAC?

 

Yo estoy muy contento con esto, me voy a tomar el reto.El arte tiene que ver con mirar la vida de frente.

 

Y el hecho de compartir, porque es una colectiva, con una variedad así, donde hay una transversal generacional, porque estas con Roca, con Johanna Hammann, ¿es importante, no?

 

Claro que es importante, son gente que ha trazado de alguna manera una visión de la plástica y volumetría contemporánea en Perú y para mí eso es importantísimo.

 

Claro, pero hay una diferencia fundamental que es meterle el cuerpo al medio,¿no?

 

Claro, y eso es empezar a danzar con los elementos, ese es el acto mágico.

 

Y las heridas de guerra…

 

Sí, las heridas de guerra que te recuerdan tu mortalidad y que te dan dignidad también, la dignidad de un obrero.

 

¿Tienes hijos?

 

Sí, tengo dos hijos, increíbles, preciosos, mi hija mayor tiene veinte años, yo tengo cuarenta y dos, una hija amiga incondicional en la que yo puedo depositar secretos y viceversa.

 

¿Crées que va a seguir algunos pasos tuyos, va a agarrar el martillo alguna vez, o …?

 

Es una chica que va a dirigir varios hombres con martillo…¡jajajaja…!

 

Claro.

 

Ella estudia ingeniería civil, ya esta media carrera adelante y tiene todo el carácter.

 

¿Y el muchacho?

 

Él es Paolo, es un artista, nació artista, el Dios de la música lo agarro del cogote, es un músico como su bisabuelo.

 

¿Quién era su bisabuelo?

 

José Manuel Olivera, un músico, director de orquesta y compositor. Yo me acuerdo cuando era niño con mi plastifica sentado viéndolo componer con flauta traversa y escribiendo música, me decía, ‘‘Carlitos, más moscas se atraen con miel, que con hiel’’ y ese tipo de cosas, el viejo era exquisito.

 

La última pregunta, ¿sueños?

 

Me he acostumbrado a soñar sabiendo que si hoy es veintidós de abril, debo soñar hasta las doce de la noche para que mis sueños puedan estar cercanos, pero obviamente tengo mis sueños del típico mortal humano y no involucran grandilocuencias, involucran la exploración sincera de un hombre para que la mente pueda alcanzar la sincronía abstracta e incomprensible del cosmos.

 

¡Jajaja…genia! Fue un placer, hermano.

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco