Diana Manni

Italia

Diana vive en Montevarchi, en la Toscana Italiana.Tuve que volar desde Bilbao al aeropuerto de Florencia, donde me estaba esperando con una sonrisa enorme y de ahí nos dirigimos al pueblo donde tiene su casa y taller que comparte con su compañero.En un confortable sofá de la antesala de su estudio, y bajo la mira vigilante de su escultor preferido que, amoldara en mano le metía brillo a una pieza de acero inoxidable, le pregunto a esta italiana de sonrisa a mandíbula batiente, que tiene la particularidad de pasarle horas en la computadora, mandando boletines de la AIESM (Asociación Internacional de Eventos de Escultores Monumentales) de la cual, es directora de relaciones públicas.

 

¿Cuál fue tu primer encuentro con el acero?

 

Fue por culpa de amor.

 

¿Del amor?

 

Sí, del amor porque mi compañero es artista del acero y yo llegué a ese material a través de él, quien me ha enseñado la técnica de trabajar el acero, sobre todo el acero inoxidable.

 

¿Cuándo fue eso?

 

Por 1995. Fue en ese año cuando hice mi primera pieza en acero, y la hice en Montreal, Canadá, durante un simposio.Es una escultura pública que se encuentra en esa ciudad, una pieza que hice ‘‘directamente’’, o sea, sin maqueta previa.

 

¿Tienes alguna formación académica dentro de la escultura?

 

En realidad yo estudié Lenguas de la Universidad de Florencia y durante ese período experimenté con la pintura hasta que por que amor, como ya te dije, llegué el acero a través de un artistas maravilloso.

 

¿Hay algún antecedente en tu familia?¿De algún artista, de alguien que haya desarrollado la manualidad y que debido a ello, tú te hayas dedicado profesionalmente a la escultura?

 

Sí. bueno…mi familia ha tenido varios artistas pero de teatro ¡ ja, ja, ja…! y mi amor por el arte es de sangre. Desde niña he pintado y he manipulado con los materiales, así que todo eso estaba por ahí hasta que un día, debido al amor, esa intención velada salió a la luz y , bueno, aquí estoy.

 

O sea que el amor lo puede todo.

 

Sí, claro, hasta moldear el acero puede el amor.

 

Nosotros los escultores de acero le metemos el cuerpo, trabajamos duro físicamente. ¿Cuál ha sido tu herida de guerra más grave?

 

Afortunadamente nada grave, claro, sí … los dolores físicos al final de la tarde de un día de trabajo , pero eso es normal. Y las cortaduras, que son tan comunes, pero nada que me haya dejado una marca significativa.

 

¿Cuál es tu herramienta preferida?

 

La soldadora y una buena máscara para soldar.

 

¿Tienes hijos?

 

Sí, pero son de acero (ríe). Todas mis piezas son mis hijos y mira que cuestan parirlas…¡ja, ja, ja…!

 

¿Qué te parece esta idea de la Fundación Villacero de invitar a artistas de tantas regiones diferentes a exponer en Monterrey en el MARCO?

 

Encuentro la idea fantástica, más que todo porque es promovida por un artista ( en el sentido de la organización del proyecto) y se siente inmediatamente el lenguaje. Cuando se habla con una persona como tú, que tienes casi la misma historia que cada uno de nosottros, que tiene tu mismo enfoque, tu misma pasión y que no es un crítico, que no es puramente un organizador, si no que estás en el arte como artista, entonces el lenguaje es el mismo. Es mucho más simple entendernos y hablamos la misma lengua al final. Lo encuentro muy interesante porque va a ser organizado por un artista y entre un grupo de artistas que son también amigos. Es una maravillosa oportunidad para encontrarnos y mostrar nuestros trabajos personales, en un entorno maravilloso.

 

Debo agradecerte Diana, muy especialmente ya que tú has sido un soporte muy importante para la Fundación Villacero desde el inicio de este proyecto como miembro de la AIESM (Asociación Internacional Eventos de Escultura Monumental). Recuerdo que fue a ti a quien contacté primero para que me ayudaras en las selección de cuatro artistas.

 

Sí, para mí fue un placer desde un principio ya que pude ver la importancia de la exposición y sobre todo de la seriedad con que el Grupo Villacero emprendía el proyecto. Nuestra organización tiene diez años de vida ya y nación en Canadá, con la idea de promover eventos donde la escultura esté presente en diferentes puntos del planeta.

 

Es notable que la mayoría de los miembros de esta organización que ya supera los trescientos artistas, sean casi todos artistas que trabajan el acero.¿A qué se debe eso?

 

Bueno, el acero es un material fantástico porque permite realizar obras en un tiempo breve es perdurable, contemporáneo y que se lleva bien con la arquitectura de nuestro tiempo, y es eterno.Debido a todas estas características, lo hemos elegido como el material preferido en nuestro proyectos. Hemos organizado cuarenta y tres simposios internacionales hasta ahora en el mundo, con la creación de más de ciento cincuenta obras monumentales.

 

¿Entonces nos vemos en México?

 

Claro, nos veremos en México con todos los amigos escultores en este eventos que será, no me cabe la menor duda, fantástico.

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco