Sorry We Missed You

Título: Sorry We Missed You
Formato: Largometraje
Director: Ken Loach
Año: 2019
Duración: 101'
Puntuación:
Subgénero: 
Distribución: Amazon / Youtube 

Conmovedor retrato de los desatinos y las injusticias contra una familia, por parte de una empresa de subcontratación, como muchas de las actuales, derivada de un mundo sin horarios, jefes, salarios o fronteras. 

 

Sorry We Missed You es lo más reciente de un veterano del cine social, el británico Ken Loach, un militante y experto en tomar fragmentos de la realidad y construir tendenciosamente panfletos en los que parece convencido de entender el funcionamiento de toda la sociedad; en este ejercicio generalmente olvida lo esencial y terminar señalando al final siempre al “sistema”.

 

También hay que reconocerle que en el medio es capaz de construir poderosos dramas, que nos ponen de cara ante los verdaderos individuos, que no viven de buenas intenciones , y que día a día están en las calles en el auténtico píe de lucha. A fin de cuentas sus mejores películas siempre han sido aquellas que nos muestran la entereza y el coraje de sus personajes, los que luchan contra cualquier adversidad y no se detienen a pontificar buscando culpables para todos sus problemas.

 

Este filme , como algunos de sus anteriores trabajos, tiene mucho que ofrecer sobre los abusos de una fracción del mundo laboral actual, falsamente vendida como “independiente” y de “emprendimiento”, y peligrosamente enganchada con los mismos esquemas de explotación de la vinculación salarial y mafias sindicales que ahora sacan ventaja de la desesperación e ingenuidad de los que ocupan, así como de las oportunidades de la sobre-oferta de la mano de obra posteriores a la crisis económica de 2008.

 

Ricky (Kris Hitchen) está desempleado , lo ha intentado todo y decide tomar un trabajo como contratista y conductor de una esas compañías que te lleva a la puerta de tu casa todo lo que necesites cuando lo necesitas. Su esposa Abby (Debbie Honeywood), es una enfermera de atención domiciliaria que no lo tiene más fáci, toda la maraña de conflictos familiares y profesionales de ambos mortales y los efectos colaterales, morales, emocionales y económicos en la unidad familiar son presentados por Loach en una suerte de una especie de neorrealismo austero que se lleva el aplauso.

 

Las situaciones en la pantalla son indignantes, graciosas, cercanas, paradójicas y desgarradoras; pero seamos sensatos, la obra solo nos lanza interrogantes y no debería tomarse- como ya quisiera en el fondo el camarada Loach - ideológicamente, como un credo o como una revelación.

 

¿Quién es Culpable de que todo esto suceda? ¿El patrón abusivo 3.0? ¿El desarrollo tecnológico y el cambio abrupto del modelo de mercado y transacciones? ¿La inclusión en el mundo laboral

de la mujer y el consecuente deprecio de los salarios por una mayor demanda de empleos?

¿El partido laborista y su enorme gasto público, partido que el mismo Ken abandonó por poco caritativo y que por lo menos sirve de marco a la buena y enternecedora película que ha filmado?

 

El brexit que apenas comienza y la vuelta de los conservadores al poder? Lo que venga después del Covid-19 , cuando muchos más de estos empleos alejados de la innovación y la robotización desaparezcan? Abrumador cuestionario para una sola obra de arte, ¿no les parece? Mejor juzgarla por lo que es y aprovechar que seguimos en casa con los que más queremos para verla, ya que por lo menos por hoy , no hay mejor tiempo que el presente. 

 

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco