Iliana Scheggia

Iliana me citó en una casa extraña, deshabitada.Yo no entendía el por qué lo había hecho ahí. Por cierto la casa era (creo que ya la demolieron) hermosa, de una arquitectura de espacios amplios e iluminados. Cuando llegó, me explicó que ese espacio se lo prestaban a los artistas para exponer sus obras informalmente. Me llevo a ver su pieza y ocupaba todo el espacio de lo que alguna vez fue el living.Me quedé impresionado con esa pieza en acero inoxidable donde hasta me pude meter e interactuar. Iliana fue mamá antes que escultora, cosa rara. Simpática e intensa, iniciamos la entrevista sentados en el suelo bajo una ventana.

 

 

Iliana…¿cuéntame cómo empezó todo esto?Sé que eres muy joven, empezaste ayer, pero (risas) ¿de dónde viene todo esto?, ¿tu manualidad, tus ideas?, ¿ ha habido alguien en tu familia que tenga una tendencia hacia el arte?,¿De dónde naciste como artista?

 

Desde siempre me ha gustado construir. Me gustan las estructuras y me encanta la arquitectura, y la primera noción con respecto al oído - que es lo que me fascina y al acero inoxidable- que es el contraste - , sobre todo el oxido que es lo que me atrajo, es esta imagen de ir caminando en la playa y encontrar un barco inmerso pero totalmente corroído.Eso fue a mis ochos años, ahí te preguntas cómo semejante estructura, que alguna vez albergó tanta gente y fue tan utilizada, puede acabar asó.Esa visión marcó mi primera noción de decadencia.Yo empecé tarde en el arte, digamos en la parte académica, porque me casi a los quince años (ríe). Estudiar arte fue ‘‘la libertad’’, fue básico.Cuando entro a Corriente Alterna - mi escuela de arte- ahí es donde empiezo a experimentar con diferentes materiales y técnicas, desde materiales orgánicos hasta sintéticos.Pasando por metales, plásticos,, maderas, piedra hasta ají y chocolate. El acero me presenta contrastes, desde las patinas de óxidos que me cautivaron en mi niñez a los relojes y asepsia del acero inoxidable; es el contraste entre lo efímero y lo eterno.

 

Pero, ¿ de dónde viene tu interés, de tu familia?

 

Mi papá es un fanático del dibujo, y la pintura y mi mamá es una fanática de los museos, de que ‘‘vivas’’ el arte. Siempre supe que quería estudiar arte, el problema era cuestión de tiempo y economía, porque tener hijos…¡Yo quise ser mamá! En ese momento no podía hacer dos cosas a la vez.(Ríe)

 

¿Hubo apoyo de parte de la familia?

 

Fue difícil, estaba casada cuando decidí estudiar arte y en ese momento no entendieron la decisión de dejar un negocio rentable por dedicarme al arte. luego, cuando empecé a crear mis primeras piezas, la historia cambió y mi familia se convirtió en un apoyo importante para mí. Coincidentemente, el negocio en el que estaba era de comercialización de productos fabricados en acero.

 

¿Qué te parece toda esta historia de las exposiciones que estamos armando?

 

Me parece súper interesante que haya un grupo de gente que trabaja solo con acero. El escenario que han escogido también, que sea de afuera o de donde venga esta propuesta, todo es bienvenido.Me parece súper interesante y hay que apoyar estas iniciativas.

 

¿Trabajas con las manos?

 

Mira, en la escuela hacía mis propias piezas.Mis primeros trabajos, tengo todas las maquetas… pero ahora por el tamaño de los elementos que construyo requiero de talleres industriales y equipos como los de corte láser. Me gusta ir investigando herramientas mucho más modernas o industriales y diseño con la computadora.

 

¿Ó sea que no tienes una herramienta preferida?

 

Sí, mi cerebro, me gusta ir viendo que más hay, me gusta el láser y esa precisión de cortar.

 

La buena forja ahora está en Polonia, ahí está uno dude los grandes del mundo : Por Twardowski.

 

Él es el que gano la bienal de Ube.¿No?

 

Sí, es un grande grande, pura forja…

 

Eso me parece interesante.

 

¿Cómo está la cosa aquí en Perú con relación a la escultura en acero?

 

La gente trabaja de todo, es multidisciplinaria, ya no es solamente el escultor que trabaja solo la escultura, ahora se hace de todo. Acá hay muchos escultores que trabajan en acero.

 

¿Tuviste alguna herida de guerra, alguna vez se te cayo una escultura encima?(risas).

 

Una escultura que expusimos en el MAC una vez se cayó y casi me golpea, se descolgó; tengo cortadas de dedo y fui a parar a la clínica.

 

¿Cuál es la historia con ustedes los jóvenes con meterle el concepto a todo?

 

Más que meterle el concepto, bueno primero, gracias por lo joven, pero yo ya no soy tan…(risas)

 

Bueno, es que eres una de las más jóvenes de todo el grupo me parece.

 

¡Qué bien! Yo creo que trabajas con una idea en base a los temas que te obsesionan , profundices e investigas, no te quedas en la primera lectura es como la vida misma y así te enriqueces y enriqueces tu obra. Mi pensamiento gira en torno a las leyes del universo, a sus misterios ya los ciclos de creación y destrucción constante.

 

Tu concepto es más sólido.

 

Eso es lo que me ama me obsesiona.

 

Una de las que vas a exponer es absolutamente interactiva, el observador se puede meter en la pieza desde allí ver, supongo que quien lo haga verá algo diferente…

 

Tú te movilizas dentro de una espacio constantemente y es imposible no ser consciente de esa especialidad, por lo menos a mí, soy una obsesionada de la arquitectura y la escultura, todo se relaciona al volumen y el espacio en mi cabeza. Las piezas se van transformando a lo largo del proceso, se van integrando ideas que obtengo a medida que voy investigando según mis intereses.Es como cuando lees sobre el universo, empiezan con una teoría y la dan por sentada y unos años más tarde descubren que es totalmente diferente.Las reglas parecen cambiar.

 

Estas en la búsqueda…Dime ¿qué vas a presentar en la exposición de Alacero y en la del MAC?,¿ya tienes la obra?

 

Estoy pensando…es que tengo dos proyectos, uno que tiene que ser con una especia de observatorio, no sé si has visto las fotos, son unas caparazones de metal geométricos, pero me gustaría calarle las constelaciones, pero también quiero otra, bueno esa será interactiva, me gustaría ponerla en el patio.

 

¿Cuándo descubriste a Richard Serra?

 

En la escuela vi publicaciones de las esculturas gigantes en acero Corten, y luego fui a ver la obra que tiene en Bilbao, ma parece fabulosa.Da miedo, tú entras en esos laberintos de acero con una poco temor, aunque estés segura que no se va a caer, es un poco como enfrentarte al mundo. Estás consciente que no te va a pasar nada, pero la posibilidad existe. Me fascina, y luego hace poco, descubrí a Olafur Eliasson, descubrí un caleidoscopio suyo en Nueva York.él es un artista que desde hace años integra muchas disciplinas en su trabajo y tiene un taller en Berlín donde colabora con más de doscientas personas, entre artistas, ingenieros, físicos y arquitectos, todo un taller una fábrica de ideas.También descubrí un artista que se llama Theo Jansen, que viven en Holanda a él le encanta trabajar en solitario, trabaja con unas estructuras gigantescas que las deja en la playa, ¿lo conoces?.El contraste como trabaja uno y como lo hace otro, te hace pensar que no hay formula, que tú tienes que encontrar tu camino y lo que tú decidas que es bueno para to, es bueno para ti y punto.

 

¿Tú lo que estás diciendo es que como trabajas es bueno para ti?

 

Así es. Yo soy feliz de la forma como trabajo, no hay fórmula.

 

Querida, Iliana, me encantó charlar contigo. ¿Nos vemos en noviembre?

 

¡Por supuesto! (Ríe)

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco