Daria

Título: Daria
Formato: Serie 
Director: Glenn Eichler & Susie Lewis Lynn 
Año: 1997-2001
Duración: Temporada 1-5 
Puntuación:
Subgénero: 
Distribución: MTV / Pluto TV

Muchos de los programas de televisión de los años 90 dedicados al mundo juvenil materializado en la Escuela Secundaria Americana promedio, nunca superaron cierta ingenuidad heredada de la visión idílica y paródica de la generación Baby Boomer. Muy pocos levantaron ampulladora y resultaron tan adelantados a su tiempo como éste. Daria era una extensión de otro show controversial y provocador parido por la MTV,  los ácidos Beavis and Butthead.

 

Para 1997 el canal de cable, niñera de muchos de los que hoy cuentan con más de treinta, pionero de toda una revolución en los medios y la música estaba a punto de convertirse en otra cosa, porque entre otras, la sociedad, la juventud y la industria discográfica y el mundo con el inminente empoderamiento del internet también lo estaban haciendo; el show apareció entonces como la última postal de una realidad que desaparecería para siempre y Daria en un personaje fuera de lugar que parecía venir del futuro aunque se debía a un pasado mucho más antiguo; el carácter fue un marañaco en el que la propia cadena y todos los que crecieron con ella hacían catarsis sobre este nuevo y triste mundo enfermo.

 

Una adolescente venenosa y sarcástica, Daria era demasiado inteligente para participar en sus clases de secundaria, demasiado simple para ser tomada en serio por los niños proto-millenials , berrinchudos y caprichosos que la rodeaban, demasiado moderna para agradar a sus padres ex-convictos del hipismo. El personaje navegaba por un universo suburbano con un desapego incrédulo, como si estuviera caminando dormida en un sueño inane, en el que solo se entendía con algunos dinosaurios igual de sarcásticos de la generación X a los que retenía como amigos. Su imperdible banda sonora no podía desentonar ante estos vientos de cambio y nos traía la rebeldía del grunge enlatada en silver Chair y Bush, la acidez del rave ahora hecha sofisticado French Touch o melancólico triphop y a Blurtratando de sonar como Pavement.

El elenco y los estereotipos del show son delirantes, profesores deconstruidos y feministas radicales que se enamoran, fashionismo y falsedad trendy pre-smartphones, y una pareja tonta de bastonera y capitán de fútbol arquetípica por mencionar solo algunos. Ni que decir de los ingeniosos créditos finales, repletos de referencias de la historia y la cultura trivializadas con la misma superficialidad con la que un académico sui-generis te puede hablar sin la wikipedia cerca. Posiblemente en su momento tanto humor negro no pudo ser comprendido y hace sentido que haya sido tibiamente recibido; pero a 20 años de su estreno, Daria se siente más emocionantemente intransigente que nunca, que aquellos nacidos después de 2001 le echen un vistazo, no estaría de mas, a lo mejor les permitiría cuestionar el modelo postmoderno que sus jóvenes padres y docentes universitarios les ponen a seguir, o los consagrará definitivamente para ya no sentirse más incomprendidos y elevar el sarcasmo a una verdadera forma de arte.

Promediando la tercera temporada la editora chavo ruca de una revista adolescente le pregunta a Daria su definición de estar en “lo último” (edgy), a lo que Daria Morgendorffer responde por lo que puedo entender, "edgy" significa eso que los especuladores de mediana edad y de mediana edad adulta buscan absorber de la "cultura juvenil", no solo su energía sino todo el dinero que se pueda gastar; se les ocurre este concepto falso de parecer edgy, cuando cada movimiento que hacen es el resultado de una investigación de mercado y un plan maestro corporativo.

Todas las temporadas de la serie están disponibles actualmente de forma gratuita, en excelente doblaje en español y con la música original intacta, un gusto que ni siquiera los compradores de la versión en dvd pudieron darse por líos con el copyright en el prensaje, a disfrutar como si nunca fuéramos a envejecer que pronto no tendremos la suficiente energía ni siquiera para reírnos de nuestros propios comentarios sardónicos.

 

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco