Liu-Xiu Quin

China

Viajar a China con la misión de visitar a Quin para entrevistarla, conocer su taller y compartir un par de días en su mundo, no fue fácil. Ella vive y trabaja en Hangzhou, una hermosa ciudad a dos horas y media de tren rápido desde Shanghai; es profesora de la central Academy of Fine Arts, Una de las instituciones más prestigiosas en China. Era mi primer viaje a ese país y como tal, me impactó. El crecimiento y el desarrollo son enormes, sobre todo de la industria del acero. No pude degustar muchos manjares que ofrece la comida china, porque me enferme y estuve tres días a arroz blanco, ¡que le vamos hacer!, cosas del oficio de viajero que no toma las precauciones pertinentes. La noche antes de partir, me invitó a cenar a un restaurante Familiar ubicado en medio de una plantación del té. Al llegar, ya estaba anocheciendo y la jefa de la familia nos hizo pasar por la cocina para mostrarnos todo lo que íbamos a comer, las legumbres frescas, el arroz y el pescado, que aún era pez, ya que lo sacó vivo dentro de un bote y lo tiró al suelo para que viéramos que era fresco y se movía... minutos más tarde nos guío hacia la parte posterior de la casa y nos adentramos en un camino serpenteante entre las plantas de té que nos llevó a un claro donde había dispuesta una mesa redonda con tres sillas y, a su lado, un brasero con una tetera humeante que contenía té verde. En el medio de la mesa, un recipiente lleno de cacahuate con cáscara. Así se acostumbra tomar el té, acompañado de cacahuates, a modo de aperitivos. Sinceramente no entendía que hacíamos allí ni el porqué debíamos tomar el té en ese lugar y no en una mesa normal dentro de la casa; mi duda se disipó a los pocos minutos cuando vi salir una luna inmensa detrás de las montañas que rodeaban la plantación. Un espectáculo maravilloso, en un momento exacto.

¡Qué regalo!

Un día antes en su estudio de la academia, con mucho frío pero soleado, sentados en un enorme sofá de cuero, le hice la primera pregunta.

 

¿Cuál fue el primer encuentro que tuviste con el arte?

Cuando era niña veía a mi abuela hacer figuras cortando papel, se la pasaba todo el día haciendo eso y yo la observaba con detenimiento. Es todo un arte el cutting paper, ¿sabes?, sobre todo aquí en China. Ellas y a todas esas figuras para nosotros, para mi familia y también para los vecinos. En aquella época, era la persona más famosa de toda el área, sí, porque podía cortar muchísimas cosas, muchas figuras de todo tipo. Era la madre de mi padre. En realidad ella no era un artista, solamente cortaba papel.

 

Crees que es la manualidad que tú tienes para hacer escultura viene de ella?

Definitivamente. Yo le observaba mucho cuando lo hacía, pero yo no podía hacerlo y! Parecía tan fácil! Ella no dibujaba, simplemente agarraba una tijera y empezaba cortar. De sus manos salían unas tiras maravillosas de personajes y paisajes. Es increíble. Aún vive y aún sigue cortando figuras.

 

¿Tienes hermanos o hermanas?

Sí, tengo cuatro y la única artista soy yo (ríe). Admirar a mi abuela yo quería ser como ella, así que empecé a dibujar en el piso y en las paredes.

 

¿Cuándo fue la primera vez que trabajaste de acero? 

Cuando me gradué encontré que Podría expresarme en otro medio que no fuera la cerámica, y quise tratar otro material, pero en China en aquel tiempo no había información sobre ese tipo de escultura, la... contemporánea o abstracta. Después que me gradué, en 1982, me inicie en la escultura en acero pero luego de un largo periodo de convalecencia donde estuve enferma mucho tiempo y puede pensar que hacer con mi futuro. Voy a ir cuando decidí que quería hacer algo diferente y no solo cerámica, así que hablé con una amiga que trabajaba en una fábrica y ella me proporcionó el material para hacer mis primeras piezas en acero. Me fascinó usarlo.

 

¿Sabía soldar en esa época?

No, para nada, no sabía hacer nada, así que solo di instrucciones de cómo hacer las dietas. Ahora es otra cosa, ahora corto, sueldo, pulo, hago de todo.

 

¿Tienes hijos?

Sí, una hija.

 

¿Y crees que será artista como tú?

Por supuesto! Claro que si! (ríe) Seré muy feliz si ella se transforma en una artista, no hay duda.

 

¿Qué piensas sobre esta idea de la fundación Villacero de invitar a 50 artistas de diferentes partes del mundo a México, a exponer su arte en acero?

Creo que la idea es sensacional, que es muy buena. Es una magnífica oportunidad de intercambio de las culturas, ahora que el mundo se ve chico por el tema del Internet, pero creo que cada nacionalidad es especial y cada una tiene diferentes orígenes. Necesitamos conocernos, entregarnos, mostrar nuestros regionalismos, así que me parece una idea muy buena de parte de la fundación Villacero de apoyar y promover a los artistas de los rincones del mundo de esta forma. Es una manera muy inteligente de invertir el dinero, no hay duda, ya que toda esta labor trascenderá hacia el futuro.

 

¿Cuál es tu herramienta preferida?

La máquina de soldar y el soplete, porque puedo cortar el acero como si fuera arcilla.

 

¿Cuál es la pieza escultórica más grande que hiciste?

Acabo de terminar una el mes de julio, mide 14 m.

 

¿Cuál fue la herida más profunda que te dejó una escultura? 

Bueno, creo que fue la primera vez que ya no pude ver, porque la máquina de soldar me dejó ciega por un buen tiempo, casi un día entero (ríe ).

 

¿Qué deberías hacer para convencer a tus alumnos de que trabajes más el acero?

 

Después de que regrese de Inglaterra, donde fui hacer mi maestría, comencé a empujar a los alumnos a que se animarán a trabajar en el acero de una manera contemporánea, porque bien sabes, Mac, y aquí en China, durante muchos años solo conocíamos la escultura figurativa Y más que nada, conmemorativa. Cuando regresé de Inglaterra, venía llena de nuevas ideas y de esa forma se inició una nueva corriente en la escuela de escultura. Eran 1993, y antes de esa época no había ese tipo de escultura. Ellos decían que eso no era arte, que la escultura tenía que ser figurativa. La educación de China en ese aspecto era muy seria, no se podía cambiar nada. Hoy es ya otra cosa. Los alumnos se interesan más en el metal ahora y yo los empujo a ello.

 

¿Quién fue para ti el escultor que te marcó, que marcó tu carrera? 

Fíjate que es gracioso pero en la biblioteca de la academia, en esa época, no había muchos libros sobre escultores foráneos, todo será sobre escultores chinos, los que trabajaban de arcilla y fundían en bronce. Tuve la suerte de ver en algunas revistas el trabajo de Anthony Caro y me pareció maravilloso, creo que él ha influenciado bastante mi trabajo en acero. Quiero decirte que me parece increíble que ahora exponga junto a él en el MARCO, es un sueño, algo que jamás me hubiera imaginado que sucedería.

 

Bueno, Li, muchas gracias por esta entrevista y nos vemos en México.

Sí, muchas gracias a ti, Mac. ¿Te puedo hacer una pregunta a ti?

 

Claro. 

¿Cuándo podrías venir a dar clases de corte con soplete aquí a la Fine Arts Academy of Hangzou?

 

¡Wow! Será un honor para mí y estoy a tus órdenes para cuando tú lo decidas.

¡Sería fantástico! Un mexicano dando clases de corte con soplete en China... ¡Maravilloso! (sonrío)

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco