George Orwell

Descubre más

00:00 / 00:24

“1984” / George Orwell / Literatura- Ciencia Ficción / Signet Classics 198 pp.


El protagonista de esta historia es Winston, una de las pocas personas de este hipotético tiempo que ha logrado mantener su cordura y sentido común. La Londres, en los días de Winston, no tiene historia. Los residentes de la nación de Oceanía viven sin una opinión personal. Viven para los fines de un partido o mueren. El líder del partido se siente cercano , como un familiar para todos; la historia (e incluso el idioma) siempre son reescritas de acuerdo con las necesidades del partido, cada texto y cada documento relacionado con el pasado tenía que borrarse o reescribirse.

 

El pasado estaba cambiando constantemente. #GeorgeOrwell escribió #1984 justo antes de su muerte, parecía que para 1950 ya habia visto suficiente, su perspectiva sobre el futuro no solo era anticipada sino deprimente. El panorama político actual nos sigue presentando razones de peso para volver sobre su reveladora novela; con una agenda que ha secuestrado las causas de las minorías raciales y sexuales, las Universidades y la Cultura, a través de un conjunto de intelectuales y de líderes carismáticos que siguen jugando el papel de victima, su lectura es más que pertinente. Mientras en paralelo, siga siendo esta clase de oportunistas y alpinistas sociales, los que sigan manipulando las mentes de quienes podrían mejorar los destinos morales y materiales de la sociedad, todo lo que ha aquí se ha escrito continuará silenciado cínica y convenientemente.

 

En el libro Orwell nos advierte con una ingeniosa prosa y mucha imaginación nutrida e inspirada por la prepotencia del  #fascismo, el #lenilismo - stalinismo y hasta de los revolucionarios franceses disparándole en 1789 a los relojes para empezar desde cero, los peligros de deshumanizar a la raza humana y de suprimirle su identidad en nombre de unas aparentes buenas intenciones. No es gratuito que disfrazada bajo la historia de los sueños de libertad y amor de Winston subyasca la sugerente premisa de que las revoluciones ocurren cuando suficientes personas de ideas afines y acomodadas, sienten que están siendo oprimidas y logran arrastrar a una masa confundida a cambiarlo todo, a homogenizarse y a que se sienta avergonzada de su propio pasado, sus valores y sus convicciones.

 

En el principio las revoluciones, nos muestra George, son curiosamente un ataque directo al pasado, y no solo para tratar de cortar con este, sino también para inaugurar un nuevo tiempo, uno el que hay que modificar el nombre de los días, el nombre de los meses, el nombre de las instituciones y si se puede el nombre de las cosas y el nombre de los nombres y de los pronombres. La revolución, a fin de cuentas, es el aniquilamiento del pasado porque pretende un nuevo orden inaugurado por los que se erijan como legítimos constructores de sociedades; no sorprende tampoco que en dicho sentido Orwell ya tuviese claro de quienes se trataba cuando describe la composición del Partido que gobierna en su distopía : “La nueva aristocracia se inventó para la mayoría de los burócratas “científicos”, técnicos, organizadores sindicales, expertos en publicidad, sociólogos, docentes, periodistas y políticos profesionales”; son estos, nos dice, los que tienen el poder para insulfar las nuevas identidades y materializar su cometido a través de los medios de comunicación y todo un proyecto de ingenieria social en los que aplica mejor que nunca el viejo lema de “confunde y reinarás”. George Orwell tiene una pregunta/ advertencia para nosotros al final de sus doscientas páginas: ¿Cómo responderemos? Podemos responder con niebla mental y la esperanza de que la vida no es hoy como aparece en 1984 ... también podemos renunciar a toda esperanza y no hacer nada. Tampoco nadie leyó las señales adecuadas y hoy tristemente vemos como el Holocausto o lo que hizo #Stalin con 🇺🇦 constituyen momentos funestos de la historia . ¿Qué pasaría si el 1984 de George Orwell si fuera nuestra realidad? Y después de (re) leerlo, ¿estarías dispuesto a empezar por lo menos a aceptar que a lo mejor ahora ya no eres parte de la solución y si del problema?. @galeriaafirme (Re)Afirmando la Cultura desde el corazón Financiero de México. 

También te puede interesar:

vincent van gogh.jpg
Max Ernst POST.jpg
Raffaello Sanzio POST.jpg
Johann Sebastian Bach POST.jpg