Gilberto Salvador

Brasil

Sao Paolo es la ciudad que más horas de vuelo de helicóptero utiliza en el mundo; al llegar al aeropuerto, uno los ve sobrevolando la urbe sin cesar, y es el medio de transporte de los Rh ni pueden perder el tiempo.Yo, que a veces sí puedo perder el tiempo, me tomé un taxi desde el aeropuerto de Guarulhos hacia el estudio de Gilberto.Una hora y media después estacionamos frente a una casa que, en el muro exterior, tiene en lado un enorme tornillo con una tuerca de acero inoxidable de más de dos metros.Allí, en ese fabuloso estudio tiene la sede la Fundación Gilberto Salvador que comanda este escultor maravilloso, que ha conjugado desde que tuvo uso de razón, el verbo " vencer".

Un luchador empedernido que no se dejó vencer jamás por impedimento físico.Un ejemplo de hombre y artista que se desplaza velozmente en su silla de ruedas por todo el espacio del taller, armando maquetas, soldando, cortando, pintando y creando fantásticas piezas en acero.Mis respetos.Sentados en el sofá de su privado, le hago la primera pregunta.

¿Cuándo fue tu primer encuentro con el acero?

En la bienal de 1969, aquí en Sao Paolo.Fui invitado para participar y estaba haciendo una serie de trabajos con acero inoxidable; entonces presenté una serie que se llamaba "Robótica", fue un juego que hice con el texto del libro de Isaac Asimov.

¿Leíste mucha ciencia ficción? ¿Ray Bradbury,Theodore Sturgeon?

Sí, pero Asimov en esa época recién estaba apareciendo por cuenta del éxito del film “Odisea del espacio”, de Kubrick, y había una discusión muy fuerte entre los artistas de Sao Paolo donde yo participaba. Ese grupo era el remanente del grupo "Conveero”, cuyo exponente más importante se llamaba Waldemar Cordero.Hacía una obra, en aquella época, que tenía una intención ligada al computador para realizar arte.Como podrás suponer, Mac ,eso trajo un lío increíble y la discusión se basaba en definir si el producto que salía de esa meCla entre el hombre artista y el computador, era arte.Las discusiones eran larguísimas y todo se centraba en cómo la máquina se podría comparar a en el futuro con la vida y con la expresión y la poética.Bueno,el trabajo que yo hice para la Bienal de Sao Paolo fue con la intención de desafiar a Waldemar, de confrontarlo.Él decía que el computador podía hacer todo. Lo que yo quería era hacer una cosa metálica, yo quería hacer piezas en que el acero fuese el elemento rígido de la composición combinado todo esto con luces que causaban movimiento.Esa serie fue la primera obra en acero que presenté, pero no fue mi primera.

¿Cuál fue la primera ?

Había hecho otra que se llamó "Rodante", también en acero inoxidable, que eran piezas que hice con la intención de que pudieran rodar por el suelo y contenían elementos internos. Ya hacía tiempo que construía esas piezas, antes de las que hice para la Bienal. Ahora, la primera construcción tridimensional la hice a los doce años y era de madera, de un leño, y lo que quise hacer fue una cabeza de un niño, estuve un mes tallando.

¿Tienes una formación académica?

Mi formación en los comienzos fue autodidacta, pero después entré a estudiar a la Facultad de Arquitectura donde me recibí de arquitecto, sin romper con la producción artística constante y también, con mi participación política, donde yo estaba fuertemente integrad, imagínate...fue en el año 1967, bajo la dictadura militar, la que me destruyó una obra y fui a parar a la cárcel por dos meses.

¿Tienes hijos ?

 

 Tengo cuatro.

¿Alguno de ellos ha tomado tu camino?

No, aunque uno de ellos está haciendo cosas importantes, es grafitero y su obra es altamente anárquica; él es Diego, quien ha hecho una serie de grafitos para los que usa el texto en los muros.Es el qué posiblemente lleve mis genes artísticos y es un transgresor.

¿Le metes el cuerpo a tu obra?

Sí, claro , aunque no hago fundición, que ese sí es un trabajo pesado.Mi relación con mi obra es personal y todo lo tengo que hacer yo, debo intervenir en todo el proceso.

¿Cuál fue tu autor herida de guerra en todo este proceso ?

Una pieza me marcó, fue una que estaba haciendo hace ocho años y se me cayó encima, me corté una vena y casi me desangro. Lo qué pasa es que para nosotros los que trabajamos con el acero, por más cuidado que tengamos, siempre hay peligro y en nuestro cuerpo quedan secuelas. Para mí, que tengo una cierta dificultad de movimiento por mi parálisis infantil, tengo que racionalizar todo el proceso de construcción de mi obra. Es un trabajo muy pesado la escultura, pero éste no es el problema mayor, el problema es la definición que el artista tiene que tener en la vida para saber que aquello que hace, solamente él lo puede hacer; por eso la escultura es una escuela bastante problemática, por que si el artista no tiene esa visión, su trabajo seguirá siendo siempre solamente una intención. Quiero decirte, Mac, que actualmente yo sé cuál es mi función espiritual en el mundo, no tengo duda.

¿Qué te parece esta idea de la Fundación Villacero de invitar a artistas del acero a exponer y compartir una experiencia cómo ésta?

Yo participé de algunas bienales internacionales, donde nosotros llevamos nuestros trabajos para confrontarlos con los amigos artistas y colegas. La confrontación del lenguaje, la confrontación de temática, la confrontación de materiales, la confrontación poética es la más importante. Entonces, cuando una financian se preocupa por hacer un encuentro de obras de diversos orígenes, pienso que está cumpliendo un rol histórico, por que el rol de las instituciones no es otro sino el de apoyar la manifestación artística, la cual es la única manifestación humana que se quedará en el alma, no es el poder, no es el dinero, no es nada, somos nosotros los que hacemos la historia de la humanidad. Entonces, si una fundación que está ligada al acero tiene esa intención de asociarse con la poética del ser humano, me parece fantástico.

¿Cuál sería la herramienta que te quisieras llevar a la otra vida?

No,yo quiero ser cremado, no me quiero llevar nada a ningún lado. Pero puedo decirte que, si insistís, puedo ordenar que me cremen con un martillo que era de mi abuelo y que tiene una relación histórica con mi vida y obra. Es un martillo que siempre llevaba conmigo en mi velero y que me acompañó siempre.

¿Conoces México?

No.No conozco a México

.

¿Nos vemos en México entonces?

¡Pero por supuesto !Dime , Mac...¿podremos navegar a vela en Monterrey?

 

 Sí, sobre un río de piedras ...¡ja, ja ,ja!

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco