Lovely Creatures

NICK CAVE AND THE BAD SEEDS / LOVELY CREATURES: THE BEST OF NICK CAVE AND THE BAD SEEDS, 1984-2014 / 5 h 48 min / MUTE-BMG

Track NameArtist Name
00:00 / 01:04

LOVELY CREATURES: The Best of Nick Cave and the Bads Seeds (1984 - 2014)

NICK CAVE AND THE BAD SEEDS / 5 h 48 min / MUTE-BMG

 

A mediados de 1983, The Birthday Party, una caótica, perversa, drogy y espasmódica banda de swamp-rock australiana se disolvía. Dos de sus integrantes deciden ponerse en contacto con un tal Christian Emmerich, un artista alemán autodidacta, obsesionado con el dadaísmo y con derrumbar edificios, al que ya habían contratado meses atrás para que fungiera de guitarrista en una de las últimas grabaciones del ya extinto grupo. Nick Cave, Mick Harvey y Blixa Bargeld se juntaron provisionalmente en Londres a fines de ese mismo año para dar forma al nuevo proyecto, después de atender algunos asuntos pendientes y compromisos contractuales e intentar con varios nombres, terminan por darse a conocer como Nick Cave and the Bad Seeds: lo de malas semillas deciden recuperarlo del EP final de TBP. Pasaría poco tiempo para que Barry Adamson, bajista de Magazine y Hugo Race completaran la causa; el compromiso estético era claro: trascender los encorsetamientos del post-punk y la onda gothic del momento, con una propuesta en la que el versátil registro vocal, las letras y el universo simbólico de Cave hicieran de columna vertebral, mientras que el talento de la pandilla de secuaces que le respaldaba configurará el resto del esqueleto.

 

Desde entonces, “cambio” es probablemente el adjetivo más certero para describir la música de esta, una de las agrupaciones más influyentes en la escena alternativa de las últimas tres décadas. El testimonio de ese (permanente) cambio se refleja en una nueva compilación en la que se han reunido por primera vez todos los universos sonoros posibles en el catálogo de Nick Cave and Bad Seeds. Esta selección de canciones es el primer bocado para todo aquel que aún sigue aplazando el privilegio de escucharles, y la posibilidad de comprender y argumentar, especialmente para los que presumen de mucho conocerles, cómo es que los distintos cambios de formación, -si aceptamos que en este caso se trata menos de un simple acompañamiento instrumental y más de una inteligencia colectiva- también han sido determinantes en su estilo y su música, llevándoles por una senda evolutiva en la que cada disco supone siempre un paso adelante. 

 

   “Lovely Creatures” se ha lanzado en varios formatos , siendo la opción de 4 discos (3 CD´s y 1 DVD) y un libro con memorabilia la más recomendada, sobre todo si se considera la relación cantidad-calidad-precio. En el primer volumen el oyente se sumergirá en las oscuras y profundas aguas de los primeros años del quinteto, años en los que Bargeld y su trabajo paralelo con el industrial juegan un papel importante; así nos encontramos de entrada ya con un rabioso y ansioso ritmo de piano que sustenta la esquizofrenia hecha canto de Nick, enfrentada a una serie de intervenciones de música concreta, ruido y líneas de bajo, en el track que sirve de título al primer LP: “From Her to Eternity”. La contra-parte puede buscarse en la dramática y melódica “In the Ghetto”, tema que hiciera famoso Elvis Presley y que en manos de NC & TBS´s adquiere un tono más sombrío, ó incluso en otras composiciones como “Sad Waters” ó “Straight to you”. Por otra parte, el explosivo blues-rock inspirado en la América profunda y la temática religiosa , otra característica de esta etapa, tiene en cortes como “Tupelo”, "Papa Won't Leave You, Henry”, “Scum”, "Up Jumped the Devil", “I’m Gonna Kill That Woman” y en el garage rock de “Deanna” más que suficientes ejemplos. Una faceta experimental y bizarra podrá disfrutarse en “The Carny”, “The Mercy Seat” y “Stranger than Kidness”. Palco de honor merecen tanto la colorida y bella “ The Ship Song” como el diálogo mediterráneo - fraterno de “ The Wepping Song”, igualmente disponibles en el disco uno.

 

El segundo disco reúne en su primera mitad, los que podrían considerarse los temas más populares y comerciales, aunque no por esto merecen menos atención, más bien su inclusión se justifica por sí sola, al tratarse de la etapa más exitosa y recordada del proyecto. Difícilmente algún neófito dudará de su valor artístico y el acople de cada uno de los integrantes balanceando sutileza y combustión. Desde el momento en el que pulse play, la secuencia: “Do You Love Me?” - “Nobody's Baby Now”- “Loverman” - “Red Right Hand”- “Stagger Lee”- “Where the Wild Roses Grow”, con su peligrosa y burbujeante mezcla de historias de amor, odio, obsesión, sexo, asesinatos, surrealismo y humor negro, se convertirá en su sección favorita de la colección. Adicionalmente, para aquellos que ya la han incorporado en su cancionero particular, les sorprenderá la cantidad de detalles y fuerza que han ganado, gracias a un minuciosa tarea de remasterización. La segunda mitad del volumen tampoco tiene desperdicio, ya que se completa con muchos cortes incluidos originalmente en otra de sus grandes grabaciones, el delicado y más emotivo “The Boatman's Call”, un larga duración en el que Cave y Co. se reinventaban recurriendo a un enfoque jazzy, gospel, minimalista y melancólico (“Into My Arms”, “People Ain't No Good”, “Brompton Oratory” y “(Are You) The One That I've Been Waiting For?”), en el cierre se agregan el lado B “Come into my Sleep” y el preciosismo de pop de cámara de “Love Letter”, “God is in the House” y “Shoot me Down”, secciones en las que es notable la presencia y al acabado final de los arreglos de Mick Harvey.

 

El último compendio presenta en su primera media hora un estilo más salvaje y rockero y otro folk y acústico, ambos tomados del maravilloso y bi-polar “Abattoir Blues/The Lyre of Orpheus”. Dignos representantes de este larga duración son “Hiding All Away”, "There She Goes, My Beautiful World" y “Nature Boy” de un costado y “Breathless” y “O children” del otro . Más adelante, la experimentación, el garage y el flanco alternativo vuelven a tener cabida gracias a “ "Night of the Lotus Eaters" “Dig Lazarus, Dig” ó "We Call Upon the Author”, esta es una fase en la que la influencia de Warren Ellis (líder de Dirty Three) , fue fundamental al otorgarle un acento más vanguardista y contemporáneo al sonido del colectivo, una actualización que daría muchas pistas sobre la fantasmagoría presente en el disco posterior: “Push the sky away”; de esta obra ambient y madrigal se extraen “We No Who U R”, “Jubilee Street”, “Higgs Boson Blues” y “Push The Sky Away”. El escucha atento se convencerá de que el siguiente escalón creativo en la avanzada de NC & TBS será el de juntar a Leonard Cohen con Radiohead. 

 

Si de valores agregados y de material inédito se trata, los coleccionistas adictos y fundamentalistas podrán deleitarse con un DVD en el que se toparán con un conjunto de entrevistas y material en vivo capturado de diversas fuentes como cadenas de televisión, filmaciones profesionales-amateur y archivo de varios festivales alrededor del mundo, otra evidencia de la impactante puesta en escena con sus distintas configuraciones, siempre ofreciendo una experiencia única que aporta todo tipo de matices ante las posibilidades y ventajas de las grabaciones en estudio. 

 

Destacan en este disco la contemplativa y contenida interpretación de “God is in the Hose” en Later... with Jools Holland o su reverso en “The Mercy Seat “, en un concierto ofrecido en Alemania como parte del Bizarre Festival en 1996, entre el cielo y el infierno se encuentran la toma de “Higgs Bosun Blues” en La Fabrique Studios en Francia y “From Her to eternity” en una modesta gira por Estados unidos en 1984. Versiones como la de “Hiding All Away” se hacen poderosas en su performance en el Brixton Academy en 2004, mientras que otras como “Brompton Oratory”, recuperada del programa MTV Live 'n 'Loud en 1997, son puro sentimiento y magnificencia. Todo el contenido del cuarto disco se ha distribuido aleatoriamente, lo que hace más interesante su visionado por si aún quedarán dudas de la relación directamente proporcional entre NC & TBS y la palabra cambio.

 

Como colofón se endosa un libro de 256 páginas editado cuidadosamente, colmado de fotografías inéditas, que bien funcionan como un divertido álbum familiar, un culmen de recuerdos en el que se reserva una que otra sorpresa suelta haciendo de separador; además, hay cerca de una decena de ensayos sobre la obra y las diversas etapas de Nick Cave and the Bad Seeds, en estos difícilmente se encontrará el nivel literario de Cave pero por lo menos han aportado, con su blasonadora sobreescritura a evitar algunos errores en esta extensa y pretensiosa reseña.“Lovely Creatures” no es un documento definitivo y perfecto sobre el grupo, pero se acerca bastante; es como el hombre, aquella creación del sexto día llena de todas las virtudes y errores, que Dios gestó para que dominara la tierra, pero que realmente esculpió para honrarse y castigarse a partes iguales.

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco