Reinhard Schered

Alemania

Francisco Gazúa, el escultor chileno, me había dicho que ‘‘el alemán’’ no hablaba 

ingles, solo francés, y cuando le llamé desde Monterrey (MARCO), supe el por que: está casado con un francesa simpatiquísima quien fue la que me atendió el teléfono. 

Le tuve que explicar todo. A ella, pero al llamar nuevamente y hablar con Reinhard. 

Mi francés fluyó como en mis años vividos en Montreal. Concretamos la cita y para Stuttgart me arranqué, haciendo coincidir la visita — con dos días de diferencia — con la cita que tenía con Carlos Lizariturry en Croacia. Suena extraño hablar en francés con un alemán…Reinhard me estaba esperando en el aeropuerto. Hombre de complexión de ciclista 

(Hace, de tanto en tanto, unos tours espectaculares de mas de cuatrocientos kilometros en compañía de su hijo) y sonrisa facil, no duda en invitarme luego luego a su casa. Al llegar, nos recibe su hijo y su esposa que es todo. Un torbellino y quien nos ordena sentarnos en la mesa y nos sirve la comida; un despliegue culinario rociado con un buen vino.A los postres bajamos al enorme  ‘‘Scheder Stahl Studio’’, plagado dude 

maquinaria de primer nivel y unas grúas aéreas envidiables. Su obras es pesada ya que es sus piezas utiliza, como mínimo, placa de una pulgada de espesor. 

En un recorrido que hicimos más tarde por Stuttgart, pude ver cuatro monumentales 

realizadas en Cor -Ten con espesor de placa de tres pulgadas. Increíble. Ya de regreso a su taller, enclavado en las afueras de esta ciudad, cuna del famoso puse 

Mercedes - Benz, diseñado por Ben van Berkel y Caroline Bos del UNStudio de 

Ámsterdam, y frente a un par de expresos descafeinados, le pregunto:

 

¿Cómo comenzó todo este encuentro con el acero, Reinhard, y cuándo?

 

La primer escultura de acero la hice en mi época de estudiante, en la Academia de 

Bellas Artes de Stuttgart. Encontré un día algunos pedazos de acero de desecho y realicé ensambles con ellos. Lo que más me intereso fue construir en el espacio, disponer las piezas e una manera libre pero que fuera soportadas en un punto que ejerciera de nudo, de soporte. 

Es imposible hacer es tipo de escultura en piedra, sólo puede hacerse en acero y eso me interesó y me interesa mucho; es la fuerza del espacio que a mí me gusta mostrar en mi obra. 

 

¿Toda tu obra es por adición?

 

Sí. Es la adición, es el collage, es el ensamble y es la soldadura que la hace.

 

¿Pero también utilizas la figura?

 

Sí, pero la uso para doblar, para deformar y formar, para generar curvas y darle a la pieza un sentido, una fuerza de torsión visual. 

 

Pero, antes…mucho antes de tu época de estudiante, ¿Tenías ya una inclinación 

hacia la escultura? ¿Viene de familia?

 

Yo hice mucho tiempo dibujo desde siempre y también estuve mentido mucho tiempo en la fotografía y el cine. Cuando ingresé a la Academia, más indios fueron 

específicamente eso: rigurosa academia. Por lo tanto, mis dibujos era puramente 

figurativos. Bien sabes, Mac, primero hay que dibujar el cuerpo humano y todo que 

sigue, pero por alguna razón que aun no racionalizo, me volqué a la abstracción. 

Pero déjame decirte que en todo ese período, la escultura me ayudó muchísimo a 

comprender la ‘’masa’’, el volumen de los cuerpos. Bueno, elegí el camino de la 

escultura por que sentí que era mi camino para expresarme.

 

¿Tu primera escultura, Reinhard?

 

Aun la conservo, la tengo aquí en mi patio. 

 

¿Sí?

 

Fíjate que antes de entrar en el acero de lleno, trabajé la pierda un tiempo y mi primera escultura es una combinación entre una bola de pierda y acero. Se puede ver el 

movimiento del acero que penetra la piedra. Ése fue el parteaguas ya que, después, sólo hice esculturas de acero.

 

¿Cómo le llamaste a tu primera escultura?

 

No me acuerdo …¡ja,ja,ja…!

 

¿En qué año la hiciste?

 

1974

 

Tu habilidad con tu manos, ¿De dónde viene?

 

De mi abuelo, que era herrero.Desde muy chico me la pasaba al lado de él viéndole en la fragua.Era fascinante.Hacía cosas maravillosas. Trabajaba para industria de la 

construcción, principalmente. 

 

¿Abuelo materno o paterno?

 

Materno.

 

¿Cómo se llamaba?

 

Eberhard MeBmer, de la región del lago de Constance. 

 

¿Tienes hermanos?

 

Sí, seis. 

 

¿Algún otro artista en la familia?

 

Tengo una hermana que es escritora y un hermano pintor; otro es artesano en madera y una hermana más también es artesana y trabaja la madera. Y otra hermana pintora…¡ja,ja, ja…!

 

¡Guaaauuu…! ¡Toda una familia de artistas! 

 

Sí , la verdad que sí.

 

¿Tienes hijos?

 

Sí , un hijo que es diseñador y una hija que está aún estudiando lenguas extrajeras en la universidad. 

 

¿Cuál es tu herramienta preferida?

 

El soplete, porque es la herramienta con la cual tú puedes darle forma al acero y la otra, la máquina de soldar, que es la que me permite ensamblar. 

 

¿Ésas son las dos que vas a llevarte a la otra vida?

 

Claro que sí…¡ja,ja,ja…!¡Las dos máquinas! 

 

¿Cuándo fue tu primera exposición?

 

La hice en el año 1978. Fue al final de mis estudios, en la Academia, y recuerdo que fui puntual…¡je,je,je…!

 

Obviamente…¡eres alemán!

 

¡Ja,ja,ja…!

 

¿Cuándo vendiste tu primera pieza en una exposición?

 

Ahí en ésa…en mi primera exposición.Fue un sentimiento encontrado, una especie de desgarramiento por bueno, sentí que se me estaba yendo un pedazo de mí en esa 

pieza. Después…bueno, después me acostumbré. 

 

¿Que piensas de esta exhibición que la Fundación Villacero ha organizado en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, con tanto artistas que diferentes disciplinas y países? 

 

El contacto entre todos nosotros es importantísimo y también la discusión entre las obras. Vamos a hacer que entre ellas entrena en un intercambio espiritual…

 

 Un diálogo

 

Sí, exactamente, que entre en un diálogo.

 

¿Crees que a esta altura de tu vida, esta exposición te va a dejar algo?

 

 Por supuesto, es un aprendizaje. Yo no dejo de aprender y me siento. Abierto a todo lo nuevo que pues ver, sobre todo en el trabajo de los otros colegas; me interesa mucho ver cómo ellos trabajan el acero y, por ende, aprender de ellos. Cada uno se expresa diferente, a pesar de que es el mismo material. Es como tocar piano, un mismo 

instrumento con diferentes intérpretes. Esta exposición es algo maravilloso, muy 

interesante. 

 

¿Has recibido algún soporto de las compañías alemanas que producen el acero, en el transcurso de tu carrera como escultor?

 

Personalmente, no. Solamente alguna que otra beca del estado alemán, pero de las aceras, no, aún no llega el milagro… ¡ja , ja , ja …!

 

¿Conoces México?

 

No, no lo conozco, y tengo muchísima curiosidad de hacerlo.

 

Cuando escuchas la palabra ‘’México’’, ¿Qué te vienes a la mente? 

 

Veo imágenes de color y siento vértigo por su inmenso y rico pasado. La comida 

mexicana me atrae, me parece extremadamente sabrosa. 

 

Vas a regresar enamorado de mi país… lo verás.

 

 ¡Bien sour! (en francés) 

 

¿El acero te habla, Schered?

 

Lo que me habla es esa ‘’página en blanco’’ que es el comienzo una nueva obra, el primer paso, el primer corte. Siento los ‘’pasos’’, esos que uno pone después del otro, para llegar a la culminación de la escultura. 

 

¿Trabajas en silencio?

 

Sí, en absoluto silencio. 

  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco